Consejos iniciales a valorar antes de jugar al poker

El Farol en el Poker

En la actualidad el poker es uno de los juegos de azar con más éxito en los casinos online y en los casinos físicos. ¿Pero por qué es así? Muchas personas piensan que es porque alguien de la noche a la mañana se puede hacer millonario o por lo menos irse a casa con un buen dinero en la cartera; sin embargo esto no es así. Aunque suene raro, la popularidad del poker se debe al gusto que tiene el ser humano para engañar, sí, ha escuchado bien, para engañar.

Es cierto que para jugar bien al poker se necesita saber bien las reglas y tener la suerte de recibir buenas cartas; sin embargo, a largo plazo un buen jugador de poker se destacará porque “sabe ir de farol”. Ir de farol significa hacer creer a los adversarios de la mesa que se tienen unas cartas muy altas o muy bajas (según lo que convenga en cada caso) para que las apuestas sigan subiendo y al final el jugador gane la partida gracias a sus engaños. De hecho los mismos jugadores reconocen que uno de sus mayores logros jugando al poker es ganar una partida con una mano baja (como por ejemplo un 6 y 10) tras haber ido de farol engañando a sus adversarios haciéndoles creer que tenía unas cartas más altas.

En el poker es fundamental tener una buena mano de cartas para poder ganar, pero es igualmente importante (o incluso más) saber engañar a los adversarios para poder conseguir una partida que parecía totalmente perdida por las cartas que se habían recibido.

Ahora, ¿cómo consigue un jugador de poker ir de farol y engañar a los demás jugadores? Aquí ya entra la técnica y táctica personal intrínseca de cada uno. A algunos jugadores les gusta hablar y hablar y no parar de hablar para distraer a sus contrincantes con sus comentarios y hacerles creer lo que está diciendo; la verdad es que hay auténticos maestros que dominan esta técnica a la perfección. Sin embargo, hay otros jugadores que hacen todo lo contrario, es decir, no dicen nada y se mantienen pensativos para hacer dudar al resto de contrincantes sobre las cartas que se puedan tener. La verdad es que ambos estilos son muy efectivos y la elección de un estilo u otro dependerá de las características personales de cada jugador.

Lo que es cierto es que nunca se podrá ganar a medio o largo plazo en una partida de poker si no se sabe ir de farol; así que póngase a la tarea y comience a practicar sus “faroles” en la siguiente partida de poker en la que se encuentre.