Consejos iniciales a valorar antes de jugar al poker

Las probabilidades del Poker

Ya hemos hablando de la importancia de conocer las estrategias del poker y los diferentes estilos de juego que puede adoptar un jugador; sin embargo, para dominar este juego de azar y llevarse un buen premio en un casino online o la satisfacción de ganar a sus amigos en una velada inolvidable, esto no es suficiente, todavía se necesitan saber más cosas para dominar este juego de mesa.

El poker no deja de ser un juego de cartas y por eso las cartas nos arrojan unas probabilidades matemáticas innegables que nos darán más o menos posibilidades de ganar o perder una partida (aunque como ya hemos explicado los “faroles” también tiene mucha importancia para salir victoriosos de una partida).

La probabilidad en el poker quiere decir las posibilidades matemáticas que existen para que algo suceda. Pongamos un ejemplo muy sencillo para tratar de entender este término: si por ejemplo lanzamos una moneda al aire, tenemos la misma probabilidad de conseguir cara que de conseguir cruz, es decir un 50% o 1/1. Pensemos ahora en otro ejemplo que utilizan mucho los juegos de azar: los dados. Un dado tiene 6 caras con seis números diferentes, si queremos conseguir un seis de cada seis lanzamientos hay la misma probabilidad que salga un número diferente por lo que al lanzar un dado y conseguir un seis tenemos una probabilidad de 5/1.

Ahora traslademos toda esta teoría de las probabilidades a lo que realmente nos interesa, es decir el poker. La baraja del poker está divida en cuatro palos con doce cartas por cada palo más un joker por cada palo, lo que hace un total de 52 cartas. Si nuestro objetivo es conseguir un flush la probabilidad será de 37/9, es decir 37 cartas de las que podríamos disponer no harán un flush, mientras que con nueve sí podríamos conseguir ese flush. Por lo tanto la proporción es de 37 a 9 y sus posibilidades de ganar la partida con esas cartas son aproximadamente 4 a 1.

La verdad es que todo el concepto de las probabilidades es un tanto complejo al principio ya que hay muchas probabilidades según la mano que se quiera conseguir. La recomendación de los jugadores más expertos de poker es que al principio no hay que obsesionarse con las probabilidades ya que esto privará al jugador de la emoción del juego al convertirlo en un simple proceso matemático. Lo mejor es ir jugando y la experiencia irá dotando de habilidades matemáticas de una manera innata a los jugadores de poker.